¿Cómo volveremos a abrazarnos? – Contrato Humano

¿Cómo volveremos a abrazarnos?

Por: Hever Mauricio Núñez Gutiérrez
La formación empresarial en habilidades blandas en la post-emergencia convoca a los formadores a crear escenarios virtuales para aprenderlas, desarrollando simuladores situacionales que preparen, y luego, disponiendo espacios físicos adaptados para practicarlas. El aprendizaje es un proceso que implica: El objeto a conocer, un ambiente para que se dé ese conocer y un individuo que conozca. Así,  si el proceso se diera desde el escenario virtual únicamente, se quedaría corto. El presenciar al otro, genera el escenario de práctica necesario para estas habilidades. El facilitador de formación debe buscar hacer más completa su práctica, sin caer en complejizarla (Aprender a montar bicicleta es muy completo, pero si se complejiza no lo logramos). Aumentar los canales para llegar a los participantes se hace relevante, combinar formas de reunión virtual, plataformas para adquisición de contenido pertinente (el plus del facilitador) y estrategias interactivas orientadas hacia las herramientas gráficas y audiovisuales presentes en la nube, complementado con rúbricas[1] de evaluación que permitan validar el proceso y ser el insumo de investigación sobre el tema. En la práctica física se deben tomar  las medidas de bioseguridad pertinentes y necesarias para garantizar la inocuidad del ambiente. Grupos más pequeños, escenarios más amplios, mejor ventilados, controles biosanitarios y participantes conscientes de realizar los protocolos de entrada (lavado de manos, asepsia de suela de calzado y tapabocas o caretas de protección que dejen ver el rostro, así como trajes desechables) y cualquier medida necesaria que cree un ambiente de TRANQUILIDAD para los participantes. Complementado ello con rúbricas de evaluación de este espacio, más detalladas y personalizadas, complementarias de las hechas en la etapa virtual. Finalmente, planteo una serie de preguntas al lector, que sirvan  como reflexión a la práctica,  inicio para nuevos artículos y abordajes por parte de los formadores, como también de los empresarios.
  • ¿Cuál será mi posición como formador para facilitar el aprendizaje desde MI PROPIA REALIDAD HUMANA?
  • ¿Qué me moverá para acompañar y facilitar la apropiación de las habilidades en mi proceso?
  • ¿Cuáles son las habilidades blandas centrales (core) para los nuevos modelos organizacionales?
  • ¿Cuáles serán los medios por donde se reflejarán esas habilidades?
  • ¿Cómo se podrán medir esas nuevas conductas derivadas de estos nuevos medios y escenarios?
  • Grupos más pequeños no representan aprendizajes más rápidos ¿Cómo establecer los nuevos ROI de estos procesos?
  • ¿Qué tanto el confinamiento exacerbó los trastornos como el TOC y la fobia social? En cuanto al punto anterior:
  • ¿Qué habilidades debo fortalecer o adicionar?
  • ¿Qué acciones tomarán las empresas, las ARL y los estamentos de salud pública?
https://www.linkedin.com/in/hever-mauricio-nu%C3%B1ez-gutierrez-8a061863/ [1]  Gómez, M. , Manrique-Losada, B. y  Gasca-Hurtado G. (2015) PROPUESTA DE EVALUACIÓN DE HABILIDADES BLANDAS. Recuperado wl 18 o4 20202 en https://www.educacioneningenieria.org/index.php/edi/article/download/549/243  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2020 Contrato Humano | por Restorink SAS